Donde fueres, haz lo que vieres

Petra Delicado - 27/07/2010

Recoge tus chanclas, que hacen demasiado ruido
Recoge tus chanclas, que hacen demasiado ruido

Algunos afortunados comenzáis vuestras vacaciones en unos días. Otros ya las habéis disfrutado, pero deseáis retroceder en el tiempo. Unos pocos debemos contentarnos con ver vuestras fotos en el Facebook y comentar cuánto nos gustan, aunque en realidad, rabiemos por dentro.

Para aquellos privilegiados que puedan hacerse con unos días de descanso y desconexión, os aconsejo algo que ya se encarga de enseñarnos el refranero popular: "Donde fueres, haz lo que vieres".

Y es que hay que andar con pies de plomo por cada sitio que se pisa. Hace un mes, Italia incorporó más de 150 leyes de seguridad ciudadana, cada cual más absurda e inexplicable. Por ejemplo, en la ciudad de Vigevano, próxima a Milán, está prohibido sentarse a la sombra de cualquier monumento local.

En la playa de Eraclea, cerca de Venecia, no se permite construir castillos. En Éboli, besarse en un vehículo en marcha puede suponer una multa de hasta 500 euros, mucho más cuantiosa que la que puede acarrearte hablar por el móvil. En Capri, se ha establecido un veto al "calzado ruidoso", considerándose como tal las típicas chanclas playeras.

Pero no sólo Italia impone normas inútiles y extravagantes. En Ámsterdam, sólo se puede fumar tabaco en la calle, lugar en el que precisamente no se puede consumir marihuana, pero sí en espacios públicos de interior como los coffe-shop.

y fuera de Europa, en Singapur, se ha prohibido progresivamente el consumo de chicles, en un intento de mantener las calles de la ciudad limpias de este pegajoso elemento. En Florida, las mujeres solteras que hacen paracaidismo los domingos, corren el riesgo de ser encarceladas. El lunes, sin embargo, no hay ningún problema. En Suiza, tirar de la cadena después de las 22 horas es ilegal.

Así que ya lo sabéis, si vais de vacaciones al país de Berlusconi, procurad ir descalzos, para no hacer ruido. Tampoco os escondáis del calor a la sombra del Coliseo ni mostréis vuestro amor en un taxi. Fumad marihuana en los bares, pero ni se os ocurra mezclar nicotina con espacios públicos y dejad de lado vuestras costumbres habituales como mascar chicle o hacer paracaidismo los domingos.

¡Buen viaje!