Las sandalias no son para el invierno...ni para el verano

Trucker Barbie - 20/07/2010

Ay!! que gusto da cuando llega el verano poder deshacerte de los calcetines, las medias y toda clase de ataduras que te tapan los pies durante el resto de meses del año y poder ponerte unas preciosas sandalias a la última moda. Las hay de todas las clases: moradas, plateadas, con flores, con topos, de rombos, etc.

IR AL BLOG

Lo malo de las sandalias, es que cuando nos las compramos tan sólo pensamos en lo bonitas o cómodas que son y no en las consecuencias que nos puede acarrear llevar los pies al descubierto. Realmente no nos damos cuenta, pero la ciudad está llena de trampas: cristales, piedras, cigarros encendidos, etc, cualquier objeto cortante o contundente puede fastidiarte el verano.

No es del gusto de nadie salir de casa más mona que la Princesa Leticia y volver hecha un desastre como la mismísima Amy Winehouse. Y menos todavía si tienes que hacer un paso previo por urgencias porque tus preciosas sandalias no han sido lo suficientemente prácticas como para salvarte el pie de un vaso roto.

Y es que, si no miras por dónde andas o alguien "te corta" el paso al andar es mucho más fácil enfrentarte con los pies cocidos y recocidos dentro de unos zapatos de invierno que con los pies al descubierto enfundados en unas chanclas playeras.