De extremo a extremo

Trucker Barbie - 29/06/2010

En esta vida pocas cosas hay que tengan término medio y, desde luego, el clima no es una de ellas. Hace dos días nos pelábamos de frío y rezábamos por que el caluroso verano llegara de una vez. Soñábamos con ponernos nuestros modelitos de verano que, según dicen, siempre favorecen más y quitarnos las cazadoras y los calcetines.

IR AL BLOG

Y, bueno, ya está aquí. Ya ha llegado el esperado "veranito". Pero...¿cómo se puede estar un poco mona con esta "caloringia" que te llega hasta los ojos? Esas combinaciones de falda con camiseta "tan ideales" y fresquitas que te habías comprado no hacen su papel. Es imposible estar cómoda con este calor. Te dan la mano y te mueres de vergüenza porque te chorrean de sudor las palmas, los dedos y hasta las uñas. Tus camisetas están más mojadas que las del mismísimo Camacho y eres incapaz de andar con sandalias porque se te escurren los pies y tocas con los dedos el suelo.

Y es que el verano es para estar tumbadito en la playa con una caña o un mojito y no para andar entre los coches y el asfalto pidiendo al cielo no quedarte pegado en el primer paso de cebra que te encuentras.