¿Quién es David Salas?

17/07/2014

Disco
Disco

Literatura y música se funden: la novela El último concierto de David Salas de Roberto Malo cobra vida en el disco "A escondidas" compuesto por el músico Juan Verón

David Salas se define a sí mismo como un golfo, un drogadicto -que no un yonki- y un pésimo cantante; obnubilado por las pastillas, la marihuana y el alcohol, vive en un mundo en el que lo más importante es conseguir una mujer con la que acostarse y, si puede ser, un bolo con el que continuar su gira intermitente como cantautor.

Pero David Salas no volverá a tocar su guitarra ni a desafinar ante las féminas del público; porque David Salas no existe, al menos, no físicamente. Este oscense de gran desfachatez que admite estar todo el día "colocao" es fruto de la imaginación del escritor zaragozano Roberto Malo, quien dice haber "llevado la broma demasiado lejos" y dado voz a su personaje. El culpable de esto último ha sido el músico y compositor Juan Verón, que decidió aunar letras y acordes y grabar el disco de David Salas "A escondidas" a partir de los versos del poeta.

Esta idea se les antojaba una locura a Malo y Verón cuando se conocieron en el encuentro "Copa de letras" que se celebró el año pasado en Calatayud, de donde es originario este último. Pero ese "podrías hacer alguna canción" se convirtió en "he hecho una canción". Es así como Roberto Malo le envió a Juan Verón la novela de la que tanto le había hablado, El último concierto de David Salas, y este quedó literalmente prendido de ella: "bebí del personaje", recalca el músico.

Portada del libro
Portada del libro

En marzo se puso manos a la obra y para julio ya había compuesto otras cinco piezas con las que completar el disco de doce pistas del personaje ficticio. "Esto es muy raro, ya que de normal me cuesta mucho más tiempo componer", señala Verón, aún sin creérselo. Además, esta vez, probaría nuevos estilos. En "A escondidas" hay de todo: rock, baladas, heavy, blues. de algunas de las canciones dice que son gamberras, "pero no horteras"; Roberto Malo también las describe como "bastante golfas, incorrectas". Otra de las novedades que presenta su último disco ha sido contar tan solo con una voz cantante, en este caso, la de Juan Manuel Lassa Vergara. Los padres de David Salas querían que su creación tuviera un único timbre.

¿Su obra preferida? La que da nombre al disco. "Sería el single, -explica orgulloso su compositor- es muy divertida y tiene mucho ritmo, a mitad de canción se descubre el pastel, lo mejor es la primera vez que la escuchas, cuando aún no sabes de lo que está hablando". Habrá que darle al Play para desentrañar el misterio.

Si Juan Verón afirma que "se lo ha pasado bomba" con el proyecto, Roberto Malo no se ha quedado atrás. El cuentacuentos asevera que ha sido una experiencia muy rompedora: "Que salga un disco de un libro ya es un poco insólito, pero crearlo expresamente para una novela es `un regalazo´". Desde luego, el zaragozano ni se imaginaba que David Salas tendría su propio álbum cuando estaba escribiendo esas trescientas historietas que hilvanó "como un collar de cuentas". "Se me ocurrió crear un personaje que fuera poeta-cantautor con el que cargar las tintas sobre los tópicos que hay sobre este gremio", apunta el animador sociocultural.

Roberto Malo y Juan Verón
Roberto Malo y Juan Verón


De ahí viene la adición a las drogas, la perdición por las mujeres y el alter ego -en lo que a su aspecto físico se refiere- de David Salas. Pero aún hay más detrás de este protagonista: "Analizándome a mí mismo me he dado cuenta de que lo he creado por propia frustración. Yo no tengo oído musical, así que me curé en salud: creé lo que en otra vida me hubiera gustado ser", confiesa Malo. Eso sí, matiza que las drogas, la golfería y el alcohol no van con él: "en ese aspecto no hay nada de mí en David Salas, soy una persona bastante sana, no soy un mujeriego". Por su parte, Juan Verón reconoce que "sí que hay bastante de Roberto Malo y de David Salas" en sus composiciones. Y es que no en vano fue la novela la inspiración del músico.

Tras el éxito de este original proyecto, que presentaron recientemente en Zaragoza y Calatayud, cada uno tiene sus propios planes de futuro. El músico Juan Verón, de momento, quiere descansar. No es así en el caso del cuentacuentos, quien lanzará en septiembre su séptimo libro infantil. Además, mientras que Verón dice que "las segundas partes nunca fueron buenas", Roberto Malo deja la puerta abierta y afirma que no le importaría que se volviera a repetir la experiencia. Quién sabe si volveremos a oír hablar de David Salas.